miércoles, 30 de septiembre de 2015

Septiembre

Bonito mes en el que me tocó nacer. Septiembre es ese mes marcado por las transformaciones, no sólo de lo que vemos a nuestro alrededor, sino que también se producen cambios en nuestro interior. Un cambio de actitud notorio tras un verano relajado o alocado, según la persona. Llega el momento de volver a centrarse, con las pilas cargadas y con energías renovadas, en nuestro quehaceres diarios, eso a lo que llamamos rutina.

Septiembre, ese mes que nos regala nuevas oportunidades. Un nuevo curso empieza y, con él, llegan nuevas ilusiones, nuevos proyectos, nuevas metas, nuevos sueños por cumplir... motivos para vivir y hacer que cada día merezca la pena. También nos regala vistas espectaculares, paisajes mágicos, de cuento, que enamoran con su amplia variedad de colores.

Septiembre se va, pero nos deja una de las estaciones más bonitas del año, el otoño, que recién comienza y trae un aire nuevo a nuestras vidas. Un aire nuevo que nos empuja a tener confianza y a realizar todo aquello que nos vamos proponiendo. Un aliento lleno de cambios personales, aspectos que necesitan ser modificados, mejorados y renovados, ya que, al igual que las hojas de los árboles, han caducado. En ocasiones nos sentimos como esas hojas de otoño: arrugadas, frágiles, secas, con un estado de ánimo sombrío marcado con tonos rojos resultado del dolor; un amarillo apagado, aburrido, solitario; un naranja cansado, machacado de tanto estrés, de dar más de lo que se recibe; un marrón triste, cargado de errores, vacío... y a la vez ese verde esperanza, que entremezclado con los otros, mantiene viva la fuerza y el deseo de resurgir. El viento nos ayuda a dejar caer todo lo que nos oprime, todo lo que nos agobia, alejándolo para que no nos paremos y podamos seguir creciendo.


P.D. Tú también te fuiste en septiembre, mi ángel. La brisa del otoño acarició mi cara con tu recuerdo aquel día y lo sigue haciendo cada año. Con el viento te haces presente y en mi corazón sigues brillando como la estrella que eres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario