jueves, 14 de febrero de 2013

San Valentín... (me faltas tú)

San Valentín, ese día en el que parece que no existe otro día para demostrar que quieres a una persona, donde floristerías, perfumerías y demás tiendas sacan sus ofertas para que todos aquellos enamorados  sorprendan a sus parejas regalándoles algo.. y digo yo, ¿no será más sorpresa que se haga el regalo un día cualquiera? ¿por qué esperar al "día de los enamorados"? Cuando amas a alguien, le quieres todos los días y hay veces que con simples detalles, ni siquiera materiales, puedes sentirte especial.


Para muchos de nosotros, hoy celebramos San Solterín, pero lo disfrazamos rebautizándolo y llamándolo "Día de la amistad" que sin duda es más bonito. Y, ¿qué se celebra en este día? Fácil, el cariño más sincero y verdadero, el de los amigos que siguen estando ahí. Porque tú no tendrás suerte con el amor, pero sí con las amistades que has ido cosechando a lo largo de tu vida y eso es lo único que te sirve como consuelo. Es lo que queda junto con la envidia que provoca ver parejitas felices y pensar, ¿por qué yo no puedo estar así?

Hoy quiero hacer un especial por los amores platónicos, que hay veces en las que llegan cuando menos lo esperas y te cambian... te cambia la vida. A mí me la cambió, mi vida dio un giro de 360º. Tuve miedo, pero a día de hoy puedo afirmar que lo que siento es más fuerte de lo que jamás habría imaginado. Muchos amores platónicos, pero ninguno como ella: la flor más bella. Tan cerca y a la vez tan lejos... Cómo me gustaría tener valor y buscarte porque quiero conocerte más, gritar que me derrito cuando nuestras miradas se cruzan, que me encanta cuando se dan las casualidades de tenerte cerca o verte pasar. Una simple mirada, una leve sonrisa, un giro de cabeza buscándote y encontrarte... Verte reír me da vida y hoy... hoy me faltas tú. Porque solo puedo tenerte en mis sueños, porque tú eres mi sueño inalcanzable.



Y esto es.. el silencio de los que sufren por dentro... los que saben que el corazón de la persona que aman está ocupado y que así es feliz. Y a ti no te queda más que resignarte a que así es y alegrarte por su felicidad que al fin y al cabo es lo que más deseas. Ese amor que no es egoísta porque asumes la realidad tal cual es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario