jueves, 30 de enero de 2014

PAZ

En el Día de la Paz si hay algo que se inculca desde que somos pequeños y que se va desarrollando a otros ámbitos, es el valor de la solidaridad, tan útil como necesaria. La solidaridad está íntimamente relacionada con la empatía, aspecto fundamental para mí que toda persona debería tener y demostrar más a menudo, porque no hay nada como ponerse en el lugar de otro y comprender que su situación es real y que, al igual que le ha pasado a él, te puedes encontrar también en algún momento de tu vida en un caso similar. Al fin y al cabo todos somos seres humanos.

Días de la Paz deberían ser todos, pero es bonito ver cómo todo el mundo se detiene por un motivo en común, tan sincero como importante, como es un día sin violencia. Un día en el que dejamos de mirar lo que nos separa para mirar lo que nos une, ¿a que es más fácil sentirnos iguales que empeñarnos en buscar diferencias? podríamos llevarlo al día a día, todos saldríamos ganando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario