lunes, 30 de octubre de 2017

Gente tóxica

Cada vez con más frecuencia oímos hablar del término "gente tóxica". Tóxico es todo aquello que causa trastornos o lesiones de algún tipo, algo dañino para nuestra salud. Es más normal encontrarlo como adjetivo que define a determinadas sustancias, pero actualmente se ha ganado un hueco en nuestra sociedad utilizar dicho apelativo al referirnos a personas que, de una u otra forma, también nos dañan, sobre todo psicológica y emocionalmente. Y os preguntaréis... ¿Qué tipo de personas son aquellas que consideramos tóxicas? Seguro que día a día os toca convivir con gente así en algún contexto de vuestra vida o también puede que conozcáis y os vena a la cabeza alguien en particular. A continuación, expongo algunos ejemplos de personas, que por su forma de ser, pensar y actuar en distintas situaciones son consideradas como tóxicas.
  • Se hace la víctima y se queja de todo. Es egoísta, por lo que solo importa lo suyo y, si puede, hace todo un auténtico drama. Lo único que importan son sus problemas y le gusta ser el centro de atención, así que, no te extrañe que intenten ocupar todo tu tiempo buscando que te apiades o les ayudes. Pero eso sí, sólo importan sus problemas, no los tuyos, tú no puedes compartir tu malestar porque siempre ella va a estar peor que tú.
  • Es envidiosa, celosa y actúa con soberbia. No soporta que la compartas con otros amigos ni que ocupes tu tiempo en otras cosas u otras personas. Quiere y exige que estés solo para ella, cómo, dónde y cuándo ella diga (faltaría más...
  • Constantemente vive criticando. Le encantan los cotilleos y, si no existen, se los inventa. El caso es tener algo de qué hablar y personas a las que descalificar. También pueden contar cosas que no deberían solo por el "morbo" de crear conflictos. Son muy fans del "me ha dicho Fulanito...", algo que sirve como prueba para determinar cualquier situación y convertirla en verdad universal.
  • Es negativa, todo le sale mal, no tiene suerte. Todo el mundo está en su contra y no puede hacer nada para remediarlo. No tiene metas ni sueños ni ilusiones y tampoco es independiente ni autosuficiente, necesita a alguien siempre a su lado que le ayude. Ya te puedes pasar la vida entera animándole, que siempre va a resultar en vano porque no hace nada para avanzar ni salir de ese estado tan deprimente (pobrecita...).
  • Se enfada con facilidad y cuando lo hace es orgullosa, rencorosa y oportunista, no dudará en echar cosas en cara (todo aquello que llevaba tiempo tragando, esperando el momento oportuno para hacerlo). También carece de empatía (algo normal al ser tan egoísta), no sabe perdonar ni pedir perdón porque ella nunca hace nada ni tiene la culpa de nada, siempre son otros los culpables y causantes de sus males, por lo que nunca asumen ningún tipo de responsabilidad.
  • Son manipuladores, la mayoría tiene dos caras, que van mostrando cuando les interesa o les conviene. Mienten y ocultan detalles o testimonios reales porque sólo buscar sacar información u otro tipo de interés específico. Son ventajistas, sólo te buscan cuando te necesitan. Son los reyes del chantaje emocional, sobre todo si te conocen y saben cuáles son tus puntos débiles, harán lo que sea para tenerte cual perrito faldero junto a ellos y te utilizarán hasta que se cansen y se busquen a otra víctima.
Por eso, mucho cuidado con quien te abres, en quien confías, no sea un lobo disfrazado con piel de cordero. Cuando conoces a alguien nuevo hay que ir con cautela, no desvelando todos tus secretos de golpe, ya que puede que ser que los utilice en tu contra. La confianza se va ganando y tú eliges cuándo, cómo y qué quieres compartir de tu vida con ellos. No porque le cuentes todo significa que ya vayáis a ser los mejores amigos, eso es un gran error, del que también se aprovechan si pueden comerte la cabeza y te dejas manipular con facilidad.

Así pues, podemos concluir diciendo que entendemos por gente tóxica, todas esas personas que por un motivo u otro no queremos en nuestra vida, porque no nos aportan nada, porque no nos hacen ningún bien, al contrario, nos dan más de un quebradero de cabeza. Así que cortemos por lo sano, si algo hay de sobra en el mundo son personas. Como bien dice el dicho, hay veces que "mejor solo que mal acompañado". Y cuando ya tienes mucha experiencia tratando con gente así, llega un momento que ya pillas al vuelo las intenciones y, como no les resulta fácil engañarte, pasan de largo.


Recuerda que los amigos de verdad son los que contamos con los dedos de nuestras manos, ni más ni menos. Así que elimina de tu vida todas esas personas que no viven por ti, ni se preocupan por ti porque solo tienen tiempo para sí mismas.

"Evitar personas no es hacer enemigos, sino purificar relaciones".

No hay comentarios:

Publicar un comentario