miércoles, 12 de diciembre de 2012

12

¿Puede ser el número 12 un número mágico? Lo cierto es que este número está presente en nuestras vidas más de lo que podríamos imaginar. En la mía más si cabe ya que nací un día 12. España ganó 12-1 a Malta allá por el 1983 en un partido clasificatorio para la Eurocopa. Cuando la afición anima a su equipo, se dice que es el jugador número doce. Las 24 horas del día las dividimos en dos, quedándonos con 12 diurnas y otras 12 nocturnas. Las doce uvas y las doce campanadas con las que damos paso a un nuevo año. Doce son los meses del año y doce los signos del zodiaco. Doce eran los doce apóstoles y, en mitología griega, doce los principales dioses.  



Pero, ¿habéis pensado alguna vez que pudiera ser mágico? Es probable que hayáis tenido alguna experiencia positiva relacionada con ese número. Puede que no sean cosas muy significativas o que se hayan escapado a nuestra atención como pequeños detalles a los que no dimos importancia en un momento determinado. 


También existen esos momentos que denominamos mágicos y, ¿por qué los llamamos así? Bajo mi punto de vista es porque en numerosas ocasiones surgen sin querer, sin intención; no se buscan, se encuentran y algo de mágico tienen. Aquello que no podemos definir, un sentimiento, una emoción, una sensación que nos recorre y conmueve por dentro, nos hace cambiar, nos marca por ese día o quizás por esa semana... tal vez por ese mes... quién sabe si por toda la vida. Lo que está claro es que no pasan desapercibidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario